Las Mujeres en el Trabajo

Las Mujeres en el Trabajo

Las Mujeres en el Trabajo

Las Mujeres en el Trabajo. Definitivamente el rol de las mujeres ha cambiado, hoy no sólo son amas de casa  si no que desarrollan múltiples labores, son jefas de hogar y madres de familia, el entorno se los exige y sus ingresos son cada vez más importantes y necesarios en el hogar. Las Mujeres en el Trabajo.  Según los últimos resultados de encuestas de hogares, las mujeres representaron una tasa global de participación del 52,1% en el mercado laboral.

La que ha aumentado respecto al mismo trimestre del año anterior, que llegaba al 45.7%.

La principal fuente de empleo para las mujeres son, según la misma entidad, los servicios comunales, sociales y personales. Mientras que la tasa de ocupación para ellas es de un 44,3%, la que ha aumentado respecto del trimestre móvil anterior.


Estas cifras evidencian que muchas empresas han comprendido la importancia de la mujer en el mundo laboral, han aceptado y fomentado su participación en diversos puestos, confiando en sus capacidades.

Sin embargo, pese al auge que está tomando la mujer en el mundo del trabajo, aún existen diferencias sustanciales y muchas no han podido acceder aún al mercado.

En otras palabras, la tasa de desempleo es de un 14,9% para las mujeres, pese a que ha disminuido respecto a la misma fecha del año anterior, aún sigue siendo un alto porcentaje.

Si bien la percepción general es que la mujer ha ido ganando terreno en el ámbito laboral, no es menos cierto que sigue siendo discriminada en algunos ámbitos dentro de la empresa, por ejemplo al otorgarle un menor sueldo que a un hombre con su mismo rango, o al no tenerla en una situación regular como empleada o simplemente excluyéndola de toma de decisiones.

El que su tasa de ocupación sea de menos del 50% en el mercado y que la de los hombres presente un 68,2%, demuestra también que las empresas aún prefieren contratar a éstos por sobre las mujeres y si bien las razones no están claras, la percepción va por la relación de una mujer con lo familiar, las labores del hogar o la maternidad.


“Sin embargo, las mujeres necesitan desarrollarse profesionalmente y ejercer diversos roles, ellas desean y la sociedad les exige ser más autónomas, principalmente en el aspecto económico.

Por otro lado, las mujeres poseen una serie de fortalezas que podrían aportar a una organización. Principalmente, porque poseen la capacidad de desempeñar varias funciones a la vez, es decir, son más polifuncionales”.

“Aquellas empresas que han confiado en el papel transcendental que puede cumplir una mujer en un cargo determinado, comprenden que la diversidad es importantísimo a la hora de ser una organización innovadora y con ventaja competitiva por sobre el resto”.

Y cada vez es mayor la gama de posibilidades para las mujeres, estas cifras por ejemplo, evidencian que las mujeres están cobrando fuerza con su participación, su rol ya está muy lejos de quedarse sólo en su hogar y cada vez más, la incluye de una manera más profesionalizada en el mercado.







Deja un comentario

*