El Negocio Propio

¿Qué Piensas Sobre la Decisión del Negocio Propio?

el negocio propio

El Negocio Propio. El 81.47% de jóvenes entre 18 y 27 años piensa que en el Perú hay poca estabilidad laboral. Si es que este pensamiento se basara en el concepto de estabilidad laboral como una ley que permita que el trabajador se sienta dueño de su puesto y/o que el empresario no respete la dignidad del trabajador, ojalá que nunca exista o que nunca más vuelva a existir, porque esto sólo significa paralización y retroceso para un país.

Para que haya crecimiento profesional y desarrollo empresarial tenemos que pensar primero en el concepto de Empleabilidad que es “ la capacidad individual de acumular y mantener sus competencias, red de contactos y conocimientos al día, de tal forma de tener siempre el poder de decidir sobre su proyecto de carrera.”


(1). Este concepto de Empleabilidad no lo podemos tomar sólo bajo la premisa de aplicarlo a un trabajo dependiente, sino también a un emprendimiento empresarial.

Hay también un estudio que revela que el Perú destaca a nivel mundial por ser un país de emprendedores, lo cual tenemos que seguir alentando, pero teniendo en cuenta que para enfrentar este reto no sólo basta ser un profesional fuerte, competitivo, saludable, confiando de sí mismo, visionario, planificador, esforzado, confiable, sociable, conocedor de la realidad e intachable moralmente.

(2). También tener un ancla de carrera “aquello que puedo hacer, quiero hacer y encaja con mis valores y necesidades”, y un perfil empresarial que permita resultados sostenibles en el tiempo y éxito en el largo plazo.


Por otro lado, las estadísticas peruanas dicen que más o menos el 80% de las empresas fracasan o cierran antes de los 3 años de establecidas, precisamente porque muchas de ellas nacen como reacción a la pérdida del trabajo y sin haber analizado las características que se requieren para ser un empresario exitoso.

Muchas veces la decisión de un negocio propio surge bajo el pensamiento de la ansiada autonomía e independencia y por el deseo de nunca más tener que recibir las órdenes y presiones de un jefe que posiblemente no haya sido de los buenos.

Ambas razones podrían no ser valederas, el tener un negocio propio puede significar ser lo menos autónomo e independiente que es posible imaginar y ser tu propio jefe puede ser un gran reto no muy fácil de cumplir.

No quisiera que todo esto sea tomado como una invitación a no ser empresario, sino un momento para reflexionar sobre la importancia de considerar en el análisis muchos aspectos que pueden resultar gravitantes, si ante el pensamiento de una poca estabilidad laboral, tomaras el camino del negocio propio.





Deja un comentario

*